Cómo hacer un buen entrecot a la parrilla

Cómo hacer un buen entrecot a la parrilla

Estamos en plena temporada de comer al aire libre, y con ello vuelven las barbacoas y las parrillas a nuestras vidas. Con la llegada del calor, nuestra dieta mediterránea se basa en buena medida en una buena pieza de carne acompañada de ensaladas variadas.
Pero,… ¿realmente sabemos cómo hacer carne a la parrilla? En este post desvelaremos consejos útiles y sencillos para que el sabor del entrecot sea perfecto. Allá vamos.

1. Es bastante obvio pero aun así hay que recordarlo: es esencial que la carne sea de calidad.

2. Retira las piezas de carne del frío con antelación. Es necesario que coja temperatura ambiente ya que a la hora de cocinarla será más fácil que se haga de forma uniforme -tanto la superficie como el interior- y no se quede crudo ni demasiado hecho por fuera.

3. La parrilla tiene que estar muy caliente al poner la carne, para que coja un bonito color dorado por fuera y se cocine de verdad.

4. Unta o echa por encima un «chorrito» de aceite a la pieza antes de ponerla sobre la parrilla y no en la propia barbacoa. Así conseguimos que el aceite no se requeme y se caliente al mismo tiempo que la pieza de la carne.

5. No des vueltas a la carne continuamente. Déjala más tiempo por cada lado ya que quedará un color más dorado y aprovechará mejor el calor de la parrilla.

Como hacer un entrecot

– El tiempo de cocinado de la carne dependerá del punto que queramos. Las piezas de carne de más de un dedo de grosor, sería suficiente tenerlas entre un minuto y un minuto y medio cada lado, para conseguir un tostado por fuera y jugosidad en el interior. Por tanto, lo más importante es calcular el tiempo a partir de su grosor.

– Es preferible salar la carne una vez hecha, ya que si lo hacemos antes puede perder jugos en la parrilla.

– Una vez cocinada la carne, utiliza cuchillos afilados y que no sean de sierra -porque desgarran las fibras-. Os recomendamos los conocidos cuchillos Pallarès, ya que están fabricados con acero carbono y lo hace ligero y resistente a la vez.

Si tienes todos estos consejos en mente, os aseguramos que hacer la carne nunca más te va a suponer un suplicio.