El agua de piña, tu aliada en el desayuno

El agua de piña, tu aliada en el desayuno

La piña es una de las frutas tropicales por excelencia. Su sabor dulce y ligero, junto con su versatilidad en la cocina, son quizás sus características más conocidas… pero sus virtudes no se agotan aquí. Es un alimento diurético ideal para nuestra dieta (100 g de piña solo representan 55 kcal), supone una importante fuente de vitaminas y contiene minerales como el potasio o el manganeso.

El agua de piña es una magnífica opción para incluir en el desayuno, pues nos ayuda a quemar grasas, es desinflamatoria y goza de propiedades depurativas.
Estos son los breves pasos que debes seguir para prepararla:

  • PASO 1 – Selecciona la piña que más te guste. Intenta que esté madura, pues solo así podrá alcanzar todo su sabor, con el equilibrio ideal de acidez y dulzura.
  • PASO 2 – Quítale la corona y lávala bien. Puedes utilizar un cepillo de cocina.
  • PASO 3 – Córtala completa, separando la fruta de la concha.
  • PASO 4 – Echa en una olla 2 litros de agua, y añade la concha. Deja que hierva hasta que sientas que la cocina se perfuma con el olor a piña.

Ya tenemos lista nuestra agua de piña, una bebida natural y saludable. Favorece la eliminación de toxinas, contribuye a perder peso y facilita la digestión. Podemos tomarla caliente como infusión o con mucho hielo.