Que echar divertido a la ensalada

Que echar divertido a la ensalada

El aumento de las temperaturas crece en paralelo a nuestras ganas de comernos una ensalada ligera, fresquita y saludable. Es una buena opción como entrante, plato principal o guarnición de carnes y pescados. Su preparación no debe de limitarse a la mezcla de lechuga y tomate. Existe un gran abanico de ingredientes que podemos añadir a nuestra ensalada para que gane en sabor, alegría y creatividad.

La clave está en innovar, y atreverse a introducir nuevos alimentos, como tacos de jamón, queso o frutas. Huye de las tradicionales ensaladas y sorprende a tus invitados con un plato refrescante y lleno de color.

BOLITAS DE QUESO

Ingredientes para unas 6 unidades

  • 200 gramos de queso fresco extragraso
  • 1 tomate
  • sal y pimienta
  • 1/2 de pimentón dulce
  • 1/2 manojo de albahaca

1. Remueve el queso fresco con un tenedor en un bol. Hazle  un corte al tomate, escáldalo en agua hirviendo, le quitamos la piel y el peciolo y las semillas. Corta la pulpa en dados.
2. Mezcla el tomate, sal, pimienta el pimentón y el queso. Forme bolitas con un porcionador de helado. Lava la albahaca, sacúdela para secarla y pica las hojitas. Reboce las bolitas de queso en la albahaca y ya están listas para servirse.

TACOS DE JAMON

Los taquitos de jamón en la ensalada son una gran alternativa si queremos conseguir un plato más completo. El jamón es uno de los estandartes de la gastronomía mediterránea. Además de su exquisito sabor, su consumo es beneficioso para la salud. Contiene hierro, vitaminas, minerales esenciales y contribuye al buen funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular. Combina muy bien con queso y aporta un punto sabroso.

Tacos de jamón

QUESOS

Los quesos para ensaladas son otra opción. Ofrecen múltiples variedades, desde aromas suaves y delicados hasta otros más intensos. La elaboración de quesos en España cuenta con una tradición centenaria. Su diversidad es tan rica en impresiones como los propios paisajes. Las características de cada queso vienen marcadas por diversos factores, como la leche que se ha utilizado, el tipo de acidificación escogida o la curación. Su contenido en grasa recomienda que se consuma en pequeñas cantidades, y precisamente por eso, es un alimento perfecto para añadir en ensaladas. Se puede utilizar cortado en pequeños taquitos, en láminas e incluso rallado. Los quesos que mejor se adecúan para incluir en una ensalada son los quesos frescos, entre suaves y ácidos, aromáticos y consistencia blanda y cremosa. Combinan muy bien con ingredientes crudos, como pueda ser la lechuga.

  • El queso feta va muy bien como aderezo en ensaladas, es de pasta blanda, si bien hay que tener en cuenta que se caracteriza por un sabor fuerte y un tanto picante.
  • La burrata se identifica por su presentación en forma de bolsita. Es de textura cremosa, resulta suave al paladar y un tanto dulce. Si nuestra ensalada lleva tomate, la utilización del queso burrata es todo un acierto, pues son productos que se potencian.
  • El queso de cabra es más ácido que el resto de quesos. Se elabora con leche entera y en algunas ocasiones, se mezcla con leche de vaca u oveja. Encontramos variedades, desde los más ligeros y cítricos hasta la aspereza total del queso de cabra más fuerte.

Tacos de queso para ensaladas

FRUTAS

Las frutas también pueden convertirse en un aliado para nuestras ensaladas. Aportan un gusto dulce, son muy bajas en calorías y en verano siempre apetecen. Aunque las posibilidades son innumerables, estas son algunas de las frutas más idóneas para ensalada:

  • Piña. Es un alimento diurético, dulce, jugoso y rico en agua. Combinada con queso, dotará a nuestra ensalada de un aire tropical y hará las delicias de los comensales.
  • Manzana. Su suavidad y textura ligera hacen de la manzana una fruta esencial para añadir a ensaladas. Es fuente de fibra y goza de propiedades antioxidantes. Además, al ser tan refrescante, su consumo en verano es una buena elección.
  • Naranja. Su sabor dulce con matices ácidos proporciona a las ensaladas ese toque atrevido del que en ocasiones adolecen. Combina muy bien con taquitos de jamón. Su vívida e intensa tonalidad llenará nuestra ensalada de color, cumpliendo así la máxima de que “la comida entra por los ojos”.
  • Pera. Constituye una de las frutas ideales para añadir a la ensalada. Es un alimento ligero y dulce, que se potencia con la base de la lechuga, formando una combinación perfecta. Como otras frutas, la pera es rica en agua, por lo que contribuye a una buena hidratación y refresca nuestros platos.

Preparar una ensalada dejará de parecerte una tarea repetitiva. Saca toda tu creatividad y atrévete a explorar nuevos ingredientes. Obtendrás resultados espectaculares y disfrutarás de platos saludables, fáciles de preparar e ideales para tomar en los meses de verano.